elbikramyogui

El Bikram Yoga cambió mi vida. Ahora dedico mi vida a compartir los beneficios del Bikram Yoga con el resto del mundo. Entra, relájate y… ¡disfruta!

He vuelto bien cargado

Con Klem

Cargado de energía, de alegría, de experiencias… Así he vuelto de mi último viaje por Asia, como de todos los anteriores. Cargado de fuerza y de ánimos para volver al trabajo, para compartir experiencias con mis alumnos y con las personas que me rodean. Precisamente un alumno me animaba en este blog a empaparme de vivencias en este viaje, para luego transmitirlas en mis clases. Espero ser capaz de hacerlo, porque son muchas las cosas que he aprendido y que me gustaría compartir con todos.

Camboya es un país pobre, donde la gente vive aún en pleno contacto con la naturaleza. No ha existido todavía ese éxodo rural que vacía los campos y llena las ciudades de personas que se buscan la vida como pueden. Los camboyanos viven felices con lo poco que tienen, cultivando arroz y algunas frutas o verduras. Viendo pasar la vida plácidamente desde una hamaca, sin estrés ni necesidades absurdas. Sobre todo esto se aprecia en los niños, que todavía juegan felices en la calle, riendo a carcajadas, sin problemas ni preocupaciones.

He hablado tranquilamente con algunas personas, sin prisas, intercambiando con ellas ideas y opiniones sobre el mundo. Me gustó conocer a Chay, nuestro guía durante varios días, un chico que comparte conmigo manera de ser y de ver la vida, por algo es Aries como yo. Me gustó también conocer a Klem, el monje budista que veis conmigo en la foto, quien me transmitió muchas cosas en pocas palabras. Tras su charla me entraron ganas de quedarme con él viviendo sin nada, meditando y disfrutando de la vida y de la vista desde lo alto de la colina…

Siempre es interesante viajar y conocer otros países, otras culturas. Te abre la mente y te enseña que el mundo es muy grande, que hay muchas maneras de ver la vida. Este viaje, que comenzó apaciblemente recorriendo la Camboya rural, ha terminado en la gran ciudad. Concretamente en Bangkok, la gigantesca capital de Tailandia, donde he pasado cuatro días increíbles. Reconozco que me encantan las grandes urbes asiáticas y esta ciudad se ha colocado de inmediato entre mis favoritas, por sus increíbles contrastes y su ritmo trepidante.

En Bangkok se me ocurrió ir a practicar Bikram Yoga, lo que nunca había hecho en un viaje de placer. Fue una experiencia extraordinaria asistir a una clase en Bikram Yoga Bangkok, sudar y sufrir como nunca para salir renovado como siempre, para seguir recorriendo la gran urbe. Llevaba tiempo sin practicar y la clase se me hizo dura, me recordó que debo practicar con frecuencia para mantenerme en forma. Espero encontrar tiempo para hacerlo ahora que he vuelto a casa, para seguir cargado de energía y compartirla con mis alumnos en cada clase.

Anuncios

8 comentarios el “He vuelto bien cargado

  1. Vega N. Bravo
    6 de septiembre de 2013

    Que bueno es viajar!!! Lo que más me ha gustado es ese monje que te transmitió muchas cosas sin tener que hablar. La energía lo es todo. 🙂

    • elbikramyogui
      6 de septiembre de 2013

      Gracias Vega! El monje sí que habló, muy sabiamente, me dijo lo que yo ya sabía: que lo importante en la vida no es acumular objetos sino disfrutar de la vida… Besos

  2. beatriz caro
    10 de septiembre de 2013

    Carlos, que alegria leerte siempre tan positivo y que alegria tenerte de nuevo en clase. Ya nos contaras con un buen vino.Besitos
    Bea

    • elbikramyogui
      10 de septiembre de 2013

      Gracias Bea! Os contaré todo lo que queráis, y si es con un buen vino, mejor…
      Besos

  3. Eduardo
    13 de septiembre de 2013

    Tienes que seguir dando clases, asi que olvidate de la vida contemplativa (es una broma). Saludos y bienvenido teacher.

    • elbikramyogui
      13 de septiembre de 2013

      Eduardo, llevo dando clases desde que volví! Será que aún no hemos coincidido, espero verte pronto… Salu2

  4. perlita1
    8 de octubre de 2013

    ¿El color es coincidencia o sigues prefiriéndolo, como en tu coche?

    • elbikramyogui
      8 de octubre de 2013

      Creo que el color es algo más que una coincidencia. Ya expliqué en mi blog anterior que tú leías que el color naranja es mi favorito desde hace mucho tiempo, antes de saber que era también el color del yoga y del budismo. Tal vez no sea solo casualidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 de septiembre de 2013 por en Mi vida y etiquetada con , , , , , , , , , .

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: